Con la colaboración de:

Tarta Selva Negra

Un clásico alemán para endulzar los mejores momentos

Es uno de los postres más populares del mundo. La tarta Selva Negra (Schwarzwälder Kirschtorte) se une a una extensa lista de recetas dulces como el panettone, las trufas de chocolate, el coulant o el baumkuchen. De origen alemán, esta tarta se compone de varias capas de bizcocho de chocolate, nata montada, virutas de chocolate y cerezas, que son el ingrediente fundamental de este postre.

También el bizcocho debe estar bien empapado en kirsch, un licor elaborado con cerezas algo amargas de la zona sur de Alemania, en concreto de Baden.

En cuanto al origen de esta elaboración, algunos señalan que fue en 1915, cuando el pastelero Joseph Keller preparó esta tarta para servirla en el llamado Agner Café, situado en la ciudad de Bad Godesberg. Otro dicen que el creador fue Erwin Hildenberg, al frente del Café Walz. Lo que sí está claro es que la primera receta manuscrita data de 1927.

La tarta Selva Negra es un postre para poner el punto dulce a una comida, además de un perfecto acompañante de un buen té o un café.

Tarta Selva Negra
Tarta Selva Negra

Ingredientes para una tarta de 20 cm

Para el almíbar

  • 100 g de azúcar
  • 100 ml de kirsch (licor de cereza)
  • 100 ml de agua

Para el bizcocho

  • 250 ml de leche
  • 15 ml de vinagre de vino blanco
  • 100 g de chocolate negro para postres
  • 100 g de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar
  • 2 huevos L
  • 300 g de harina de repostería
  • 15 g de cacao en polvo
  • 16 g de levadura química
  • 5 g de bicarbonato sódico

Para el relleno

  • 500 ml de nata líquida para montar, mínimo 35% M.G.
  • 100 g de azúcar glasé
  • 100 g de mermelada de cerezas negras (en su defecto, frutos del bosque)

Para la decoración

  • 75 g de chocolate negro para postres
  • Frutos del bosque: frambuesas, moras, arándanos,…
  • Hojas de menta (opcional)

Elaboración paso a paso

Para el almíbar

  1. Verter el agua, el kirsch y el azúcar en un cacito y calentar hasta llevar a ebullición.
  2. Cocer durante 7 minutos a fuego medio.
  3. Reservar.

Para el bizcocho

  1. Engrasar la base y laterales de un molde desmontable de 20 centímetros y forrar la base con papel vegetal.
  2. Mezclar la leche con el vinagre y dejar reposar durante 15 minutos, tiempo suficiente para que se corte.
  3. Trocear el chocolate y fundir en el microondas, a golpes de calor cortos y removiendo entre uno y otro para evitar que se queme.
  4. Con unas varillas eléctricas batir la mantequilla con el azúcar hasta blanquear y conseguir que doble en volumen.
  5. Sin parar de batir, añadir los huevos de uno en uno y el chocolate derretido.
  6. Tamizar la harina con el cacao en polvo, la levadura y el bicarbonato.
  7. Añadir a la mezcla anterior y remover con movimientos envolventes para evitar que se pierda el aire incorporado anteriormente.
  8. Terminar la masa incorporando suavemente la mezcla de leche y vinagre.
  9. Verter la masa en el molde y alisar la superficie. Introducir en el horno, precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo, y cocer durante 1 hora o hasta que, al pincharlo con un palillo, este salga limpio.
  10.  Enfriar completamente antes de desmoldar y cortar horizontalmente en tres discos.

Para el relleno

  1. Batimos la nata, que habrá de estar muy fría, con unas varillas eléctricas.
  2. Añadir el azúcar cuando la nata empiece a tomar cuerpo y continuar batiendo hasta que esté bien firme y se formen picos.

Montaje y decoración

  1. Pincelar los tres discos de bizcocho con almíbar, cubrir con una fina capa de mermelada y extender un cuarto de la nata montada por encima.
  2. Montar la tarta colocando los discos unos encima de otro y cubrir con el tercio de nata restante.
  3. Hacer virutas de chocolate con un pelador y decorar la superficie con ellas.
  4. Rematar la tarta con los frutos del bosque y unas hojitas de menta. Al gusto.
  5. Servir inmediatamente o guardar en la nevera hasta el momento de consumir.

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

Agua S.Pellegrino y Jerez Cream Fernando de Castilla: Palomino Fino con Pedro Ximénez buscan desesperadamente al chocolate para crear una trilogía de sabores y fragancias única. Es como una especie de atracción amorosa, en la que cada uno se enaltece con respeto, pero marcando personalidad.

Vino dulce y generoso; agua fresca y viva; chocolate y más chocolate, que aumenta su sabor gracias a las burbujas y a la sapidez bien entendida y saludable; cream/cremoso, que aporta una cremosidad y da fuerza.

Tanto el vino como la tarta de Selva Negra no serían nada o casi nada sin estas maravillosas burbujas y esta fina sapidez que hace se mantengan los sabores durante más tiempo… Todo el tiempo del que dispongamos en esta comida singular.

Trucos

  • Para que la tarta quede bien jugosa hay que ser generosos al pincelar los bizcochos con el almíbar.
  • Si hacemos el bizcocho de un día para otro y lo guardamos en la nevera, bien envuelto en papel film, resulta más fácil cortarlo y aguanta mejor el montaje de la tarta.
  • Los laterales de la tarta se pueden cubrir con nata montada y decorar con fideos de chocolate. Es una manera de esconder posibles fallos del bizcocho.
  • La tarta selva negra original contiene cerezas confitadas entre las capas de bizcocho y cerezas frescas en la superficie. Fuera de temporada de cerezas, es complicado ser fieles a la receta tradicional, pero se pueden usar otras frutas como frambuesas, moras, arándanos, etc.

Y no te pierdas el POLLO TIKKA MASALA, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Manu Balanzino
Chef, sumiller y asesor gastronómico. Experto en gestión de Alimentos y Bebidas en el sector de la Hostelería, se encuentra inmerso en labores de asesoramiento a restaurantes en el desarrollo de cartas, vinos, destilados y control de costes. A su vez, asesora a numerosas marcas del sector agroalimentario. Su formación en el sector Servicios comienza en la Escuela de Hostelería de Benalmádena, para posteriormente ampliar sus conocimientos, cursando la "Diplomatura en Gestión de Alimentos y Bebidas" en CIOMijas, y el "Certificado Profesional de Sommelier Internacional" por ESHOB. Manu Balanzino es un apasionado del mundo de la comunicación, y ha fundado el periódico digital de gastronomía, The Gourmet Journal, una publicación referencial del ámbito gastronómico la cual dirige. Además, es colaborador experto en gastronomía en revistas especializadas como Andalucía de Viaje, El Gourmet (AMC Networks International Latin America) y Diario Sur. En radio, conduce el programa "Momentos Gourmets" en COPE y en televisión, colabora en Canal Cocina, RTV Marbella y Fuengirola TV.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies