Las pérdidas en el sector rondarían los tres mil millones de euros en el estado de alarma