Cómo conservar el queso en aceite de oliva

Esta técnica milenaria potencia su sabor y mantiene sus propiedades por más tiempo

El queso en aceite de oliva es una tradición española que, además de convertir el producto en una delicia con mucho sabor, es una de las mejores maneras de conservarlo. Cubrir el alimento totalmente con aceite previene el contacto con el aire, lo cual ayuda a evitar que se ponga duro o se estropee.

Conservar los alimentos en aceite tiene orígenes muy antiguos. Las primeras civilizaciones en hacerlo fueron la etrusca, la griega y la romana, hasta que el gobierno francés creó la primera versión de las conservas en lata con el fin de alimentar al ejército en el siglo XIX.

En el proceso de conservar queso se puede utilizar un aceite aromatizado para aportar más sabor y complejidad al producto. Es muy importante tener en cuenta que siempre se debe utilizar un aceite de oliva virgen extra para un mejor resultado.

Como conservar el queso en aceite

El proceso para conservar el queso en aceite es bastante sencillo y requiere muy pocos ingredientes. Sin embargo, es importante que todos los elementos sean de alta calidad, tanto el queso como el aceite.

Para conservar el queso en aceite, cortar una cuña de queso en trozos pequeños, más o menos del tamaño de un bocado. Introducir en un recipiente de vidrio limpio con cierre hermético, cubrir con AOVE, tapar bien y guardar en un lugar oscuro y fresco, o en la nevera.

Para conservar el queso en un aceite aromatizado, se puede añadir hierbas frescas o secas como tomillo o romero, o se puede introducir una hoja de laurel, granos de pimienta, un diente de ajo y un toque de cayena para otorgarle un sabor picante. Si eres fan de la trufa, también puedes incorporar un chorreón de aceite de trufa.

Trucos y recomendaciones

La conserva durará unos 2-3 meses, incluso un poco más si se guarda en la nevera. Sin embargo, es recomendable que se guarde fuera de la nevera en un lugar fresco siempre que sea posible.

Es importante dejar el queso en el aceite por lo menos dos semanas antes de consumirlo para disfrutar de todo el sabor de la conserva. Esto asegura que el queso haya tenido tiempo suficiente para absorber el aceite y cualquier aromático que le hayas añadido.

Se recomienda utilizar un queso semicurado o curado, bien sea de vaca, cabra u oveja. El aceite además suaviza un poco la textura del queso y ayuda a evitar que se ponga demasiado duro con el tiempo.

Si tienes demasiado queso en casa, emplea esta técnica de conservarlo en aceite de oliva virgen extra. Sírvelo con pan y un buen vino tinto. Así siempre tendrás algo rico a mano para deleitar a tus invitados.

Ver: LOS CHURROS, UNA TRADICIÓN ESPAÑOLA

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies