Con la colaboración de:

El chile y sus efectos

¿Por qué al comer picante arde la lengua y el cuerpo gana temperatura?

Desde el México prehispánico, el chile ha sido apreciado por su sabor, por su función como medicina natural y por ser un estimulante. Las pruebas más antiguas del uso del chile en México datan de entre el año 6900 a.C. y el año 5000 a.C.

Actualmente, México produce alrededor de 64 variedades de chile diferentes que generan 3,3 millones de toneladas al año, de las cuales 10.600 toneladas son de chile habanero.

El uso del chile ha cruzado fronteras. Ya sea cocido, crudo, frito, asado, en sopas, en moles, rellenos e incluso en los postres. Es un ingrediente que distingue y singulariza la cocina mexicana a nivel mundial.

Estudios sobre este vegetal indican que es rico en vitaminas A y C, de hecho, se recomienda consumir chiles frescos y crudos para aprovechar sus beneficios. Pero el compuesto principal del chile es la capsaicina, la causante del picante que genera este alimento.

La capsaicina es un componente activo en los alimentos picantes y es un irritante que activa los receptores VR1 que se encuentran en la boca. La función de estos receptores es detectar calor para evitar introducir alimentos o bebidas demasiado calientes a la boca. Con la capsaicina el cuerpo responde de la misma manera que con algo caliente, y como resultado, genera sudoración para refrescarse. La nariz gotea y los ojos se llenan de lágrimas en respuesta al irritante.

La capsaicina combate los radicales libres, posee propiedades antiinflamatorias y acelera el metabolismo.

Aunque no se perciba, al momento de comer picante, el cuerpo también libera endorfinas, sustancias químicas en el cerebro que alivian el dolor y aumentan la felicidad. De hecho, el diario The India Times afirma que comer picante por la noche puede provocar insomnio ya que impide que el cuerpo se relaje.

A pesar de todos los beneficios que implica comer chile, es recomendable no abusar ni exceder el consumo, ya que puede ocasionar daños en el sistema digestivo. ¿Cuánto chile consumes?

Y no te pierdas el POLLO TIKKA MASALA, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Azucena Gil
Su formación comienza en Superior de Gastronomía Universidad, Ciudad de México. Ahí mismo emprende su vida laboral colaborando durante tres años dentro del equipo de Relaciones Públicas y como Coordinadora del área de Vinculación Institucional donde destaca por la organización de capacitaciones para restaurantes, haciendas y diversas empresas públicas y privadas, como la Cámara de Diputados. Durante este periodo realiza el Diplomado en Vinos para la formación del Sommelier. Posteriormente, en una importadora de vinos, dentro de la Ciudad de México, se desempeña como representante de venta de vinos españoles y argentinos donde se dedica a capacitar y formar a personas encargadas de brindar el servicio del vino en HORECA. Actualmente se encuentra realizando un Master en Cultura y Comunicación del vino en la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo, Italia.

Comentarios

1 comentario
  1. Escrito por
    josé diaz.
    Mar 22, 2020 Reply

    BUEN CONSEJO, PARA EVITAR EL EXCESO DEL CHILE

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies