Con la colaboración de:

El Vino en Restaurantes, Bares y Cafeterías

Una de las grandes paradojas de la gastronomía española es que aunque nuestros chefs lideran la cocina mundial, no ocurre lo mismo en el sector vinícola. Gran parte de la culpa de la bajada del consumo y de que este país haya dejado de tener “cultura de vino” creo que la tiene el sector Horeca.

Botellas de vino. Foto: Lavinia
Botellas de vino. Foto: Lavinia

[Pancho Campo] Las cartas de vinos de los restaurantes son aburridas, los precios, a veces desorbitados, el personal no sabe trabajar con vino, no existen los vinos por copa, o muchas botellas están mal guardadas. También está el extremo opuesto con cartas que parecen enciclopedias y sumilleres demasiado sofisticados que asustan al consumidor no experimentado. El resultado es que en España ya no se consume vino como nos correspondería, el vino, a pesar de lo que crean algunos, no está de moda y los restaurantes no logran sacar rentabilidad al mismo y la gente acaba decantándose por otras bebidas.

El Servicio del Vino

Otra de las paradojas de nuestro país: tenemos algunos de los mejores restaurantes del mundo y la cocina española está de moda pero el servicio del vino suele ser deplorable. Pero para poder estar de acuerdo con esta afirmación hay que haber viajado y visto lo que hacen los demás. Las cartas en la mayoría de los restaurantes son aburridas y suelen sufrir de “riojitis” y “riberitis”. Los camareros o el jefe de sala no suelen conocer los vinos que ellos venden y mucho menos son capaces de aconsejar adecuadamente al cliente o hacerles sentir cómodos a la hora de elegir un vino. No hace falta ser sumiller o enólogo pero si se debería conocer al detalle los productos que uno vende. Las copas en muchos restaurantes dan pena y la guarda del vino también deja mucho que desear. Es común ver botellas puestas en ladrillos huecos alrededor de la chimenea… queda bonito pero es un crimen ya que estropea el vino.

Vinos por Copas

Una de las cosas que más hecho de menos en bares, restaurantes e incluso en quienes se autodenominan winebars, es una simple carta de vinos por copas. En países como Estados Unidos o el Reino Unido da gusto ver las cartas de vinos que se sirven por copas. En España por lo general nos dan el “vino de la casa” que suele ser el más barato que ha podido comprar el restaurante o vino del que hay que deshacerse. ¿Cuáles son las principales ventajas de este sistema? En primer lugar, está el sacar mayor beneficio ya que de cada botella salen 6 buenas copas que se pueden vender a un precio asequible para el consumidor pero más rentable para el restaurante. Fomenta el beber con moderación ya que, si tenemos miedo a los controles de alcoholemia en carretera no hace falta pedir una botella entera. Si estamos con amigos y no nos ponemos de acuerdo en que tipo de vino pedir una buena carta por copas nos permitirá elegir varietal, región o estilo de vinos para cada uno.

Otra ventaja es que permite al consumidor probar vinos de diferentes uvas o regiones sin tener que arriesgarse con una botella entera.

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @gourmetjournal

Autor del artículo
The Wine Academy
Fundada por Pancho Campo, centra sus actividades en la organización de eventos, servicios de marketing y promoción, así como en la formación y educación de los profesionales del sector y de los aficionados. Una faceta muy importante de sus actividades es la promoción internacional del vino español, a través del programa Spanish Wine Experience. 'The Wine Academy' imparte los cursos de la Wine & Spirit Education Trust (WSET).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies