Con la colaboración de:

Franciacorta, ‘el champagne’ de Italia

Este vino espumoso de alta gama se elabora en la comarca italiana de la que toma su nombre

Hay muchos vinos espumosos en Italia, pero Franciacorta es un vino de alta gama que a menudo se compara con el champagne, ya que su nivel medio de calidad es bastante alto.

Franciacorta se aplica tanto al vino espumoso como al lugar ubicado en la provincia de Brescia, en la región de Lombardía. Las uvas utilizadas para su producción son Chardonnay, Pinot Noir, Pinot Blanc (permitido hasta un máximo del 50%) y Erbamat (permitido hasta un máximo del 10%).

En general, una botella de Franciacorta debe permanecer durante al menos 18 meses con levaduras en su interior. Como mínimo, el proceso y la maduración es de 25 meses a partir de la cosecha, y la presión final de la botella oscila entre las 5 y 6 atmósferas.

Tipos de Franciacorta

Franciacorta Satèn

Literalmente, satinado o ‘sedoso’. Se elabora solo con uvas blancas (Chardonnay y Pinot Bianco) y se embotella con menos presión (5 atmósferas), lo que proporciona a estos vinos un acabado redondo y suave.

A la vista presenta un perlaje fino, casi cremoso; de color amarillo pajizo intenso, con destellos verdosos. En nariz envuelve un abanico de fruta madura, acompañado de delicadas notas de flores blancas y una sutil presencia de nueces tostadas. En boca, la sapidez y la frescura recuerdan la delicada sensación de la seda.

Franciacorta Rosé

Es un vino elaborado a base de Pinot Noir (mínimo 35%), Chardonnay, Pinot Blanc (máximo 50%), Erbamat (máximo 10%). Las uvas Pinot Noir fermentan en contacto con la piel durante el tiempo necesario para darle al vino el tono deseado.

A la vista es un vino que presenta un tono rosa suave con una espuma exuberante y perlaje sutil. La nariz expresa hermosas notas de durazno blanco, fresas, rosas silvestres y pan tostado. En boca suele ser fresco, seco y al mismo tiempo cautivador por su gracia y elegancia, con tenues toques de almendras dulces.

Franciacorta Millesimato

La palabra ‘Millesimato’ indica que todo el vino debe provenir de una sola cosecha (mínimo 85%). El Millesimato se produce cuando la cosecha es particularmente buena y se mejora con refinamientos. Deben pasar al menos 37 meses desde la cosecha para ser comercializarlos.

El ‘Millesimato’ de Franciacorta es un caleidoscopio, pues tiene una personalidad sensorial y gustativa que refleja claramente las características climáticas de la vendimia y las expresiones cualitativas de las uvas de esa cosecha específica.

Franciacorta Riserva

Los Franciacorta Riserva son la más alta gama y deben envejecer durante un mínimo de 67 meses antes de su lanzamiento (al menos 5 años a partir de la cosecha). Son vinos complejos que, principalmente, ofrecen una profundidad impresionante de fruta y un marcado carácter a levadura.

Las bodegas que debes visitar en Franciacorta

Monterossa

Está ubicada en la cima de una colina que domina todo el paisaje. Sus terrenos incluyen un precioso y espectacular jardín de rosas.

Fue en 1972 cuando el matrimonio de Paolo y Paola Rabotti emprendió el camino de la viticultura. Desde entonces, la historia de Monte Rossa está salpicada de decisiones estratégicamente ganadoras, como la búsqueda de la excelencia, la inversión en tecnología, investigación, calidad y los experimentos continuos que distinguen a la bodega.

Hoy Monte Rossa se extiende en 70 hectáreas de viñedos. Las diversas posiciones de los crus en diferentes suelos y exposiciones contribuyen a ampliar el patrimonio aromático de las uvas, para componer espumosos ricos en estructura y complejidad.

La producción de la bodega supera las 500.000 botellas anuales.

Ca ‘del Bosco 

Cualquier visita a Franciacorta debe incluir Ca ‘del Bosco. Su propietario, Maurizio Zanella, ha contribuido mucho al éxito de esta denominación de origen. Una bodega que se distingue por la innovación, naturalidad y calidad.

La magia comienza en 1964 cuando Annamaria Clementi Zanella, madre de Maurizio, compra ‘Ca ‘del Bosc’, una pequeña casa en la ladera de Erbusco con dos hectáreas de propiedad inmersas en un denso bosque de castaños.

Esta bodega cuenta con una mítica cúpula subterránea a una profundidad de 17 metros de donde parten las galerías para el envejecimiento del Franciacorta.

Bellavista

En la ciudad de Erbusco, otra parada imperdible es Bellavista. Fue fundada en 1977 por el empresario Vittorio Moretti, expresidente del consorcio Franciacorta.

Esta bodega de primera clase lleva el nombre de la ubicación de sus viñedos, en la cima de la colina Bellavista, desde la que aprovecha al máximo su paisaje, que domina el lago Iseo y todo el Valle del Po, hasta los Alpes. El impacto visual, la combinación de arte, escultura y ‘bon ton’ (una cascada y un columpio) son encantadores.

Berlucchi

“¿Y si hiciéramos un vino espumoso como lo hacen los franceses?” En 1955, el joven enólogo Franco Ziliani dirigió esa pregunta a Guido Berlucchi, un caballero del campo que buscaba un consultor que pudiera mejorar su Pinot del Castello. Lo que encontró fue un compañero para una aventura.

Junto a la histórica bodega se encuentra la residencia Lana Berlucchi, construida en el siglo XVI sobre estructuras medievales por una familia noble con raíces en Bérgamo, antepasados ​​de Guido Berlucchi. En el siglo XVII, el Palazzo alcanzó su apariencia actual.

Y tú, ¿Ya conocías este vino? Te invitamos a dejar tu comentario.

Y no te pierdas la Tarta Vertical de Chocolate negro, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Azucena Gil
Su formación comienza en Superior de Gastronomía Universidad, Ciudad de México. Ahí mismo emprende su vida laboral colaborando durante tres años dentro del equipo de Relaciones Públicas y como Coordinadora del área de Vinculación Institucional donde destaca por la organización de capacitaciones para restaurantes, haciendas y diversas empresas públicas y privadas, como la Cámara de Diputados. Durante este periodo realiza el Diplomado en Vinos para la formación del Sommelier. Posteriormente, en una importadora de vinos, dentro de la Ciudad de México, se desempeña como representante de venta de vinos españoles y argentinos donde se dedica a capacitar y formar a personas encargadas de brindar el servicio del vino en HORECA. Actualmente se encuentra realizando un Master en Cultura y Comunicación del vino en la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo, Italia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies