Terrina de Salmón ahumado

Compartir


Un entrante original y saludable para momentos festivos

El salmón es uno de los pescados más consumidos en España junto con el bacalao, la merluza, el boquerón, la dorada, la sardina o el lenguado. Se trata de un pescado de color rosado cuya tonalidad se debe al consumo de crustáceos y mariscos, por lo que a más consumo, el color será más intenso y su calidad será mayor. El salmón está catalogado como pescado azul al poseer ácidos grasos omega-3.

Son muchas las elaboraciones que se pueden realizar, desde recetas tradicionales, como el salmón Wellington, hasta un salmón a la sal o un tartar de salmón, aunque también podemos encontrarlo ahumado o marinado.

Al hablar de salmón ahumado se hace referencia a los lomos del pescado que se han expuesto de forma directa al humo de la madera (ciruelo, cerezo, manzano, roble). En el caso del salmón marinado, los lomos se cubren con una mezcla de sal y azúcar y se deja durante al menos 24 horas. Cuanto más tiempo pase, la carne cogerá un aspecto más deshidratada y tendrá un color más intenso.

Tanto el salmón marinado como el ahumado son un perfecto entrante para compartir una velada gastronómica. Por este motivo, descorcha una botella de vino tinto y que empiece el festín culinario.

Cómo hacer una Terrina de Salmón

Terrina de salmón marinado
Terrina de salmón

Ingredientes para una terrina de 1,1 litros

Para el relleno

  • 150 g de salmón marinado
  • 500 g de queso crema
  • Ralladura de un limón
  • 2 cucharas de alcaparras
  • 10 pepinillos en rodajas finas
  • 1 cebolleta
  • Cebollino y eneldo
  • 3 hojas de gelatina
  • Chorreón de salsa de soja
  • Chorreón de brandy
  • Sal y pimienta

Además

  • Mostaza y miel
  • Tostas de pan
  • Regañas

Elaboración paso a paso

  1. Forrar un molde tipo terrina rectangular con film transparente, cubriendo los laterales para poder cerrarlo a la perfección.
  2. Disponer el salmón marinado por toda la terrina, dejando las lonchas que caigan por fuera para luego poder cerrar el pastel completamente.
  3. Hidratar la gelatina en agua fría.
  4. En un bol, mezclar la crème fraiche y el queso crema. Añadir el salmón cortado en pequeños trocitos y el resto de ingredientes previamente picados. Salpimentar.
  5. En un vaso, disponer el brandy y la salsa de soja junto con las hojas de gelatina previamente escurridas. Calentar unos segundos al microondas y añadir al relleno.
  6. Mezclar rápidamente para homogenizar la gelatina como si de un mousse se tratase. Disponer el relleno en la terrina.
  7. Terminar de cerrar la terrina con las lonchas de salmón que sobresalían del molde y cerrar con el film transparente.
  8. Apretar bien cubriendo la parte superior con otra terrina o un recipiente similar con peso.
  9. Reservar en la nevera durante al menos 6 horas.
  10.  Cortar y servir acompañado de tostas, regañás y un toque de mostaza y miel.

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

El salmón, bien condimentado y cocinado, un plato rico en omega-3, en grasas poliinsaturadas y demás contenidos saludables que a la vez es muy cremoso gracias a un índice alto de grasas de calidad.

Ya vemos untuosidad y sabor. Es aquello que un oriental, principalmente un japonés, definiría como “plato de umami alto”. Me parece perfecto un alto índice de sabor siempre que se sepa acompañar con los productos adecuados.

S.Pellegrino y Celeste Reserva
S.Pellegrino y Celeste Reserva

El primero, y de lo más interesante para un plato de este tipo, es un agua que sea cítrica, de burbuja cremosa y a la vez mineral-natural y con un final sabroso, complicado y fácil a la vez conocemos a S.Pellegrino, ya que en este envase tan atractivo se encierra un agua que tiene todas estas características, un agua que servirá de punto de equilibrio pero manteniendo todo el sabor entre el salmón y este tinto Celeste Reserva de la Ribera del Duero y de Tinta Fina.

Una maravilla de fruta, frescura y complejidad con un fondo de finas maderas que, cuando se une salmón y agua, crean una simbiosis que distribuye el sabor por toda la cavidad bucal, aportando a nuestros sentidos un sabor mantenido gracias al acierto de haber combinado una burbuja cremosa y sutil que a la vez contribuye a una feliz digestión.

Qué más podemos pedir en este fechas de tanta abundancia. Pues, recuerden, hemos de buscar cordura, digestibilidad, equilibrio, frescura, acidez, cremosidad y por supuesto, ¡felicidad!

Trucos

  • Puedes preparar esta terrina con salmón o bacalao ahumado.
  • El resultado es exquisito si mezclar una parte de queso crema y otra de queso mascarpone.
  • El salmón marinado puedes hacerlo con anterioridad e incluso congelarlo e ir sacando pequeños lomos para cortar al momento.
  • Puedes añadir al relleno puntas de espárragos verdes o incluso huevo duro picado.

Y no te pierdas el CHEESECAKE DE OREO, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies