El plátano rojo con sabor a frambuesas

Compartir


Procedente de Canarias, su popularidad se ha disparado gracias a la apuesta de las grandes cadenas de supermercados

Llegó a las Islas Canarias en 1982 y desde entonces, el plátano rojo no ha dejado de cultivarse. Sin embargo, es poco usual verlo en la península debido a que su producción es muy limitada. Actualmente, grandes cadenas de supermercados están apostando por este tipo de plátano y de ahí que su popularidad se haya disparado.

Este fruto es de un tono púrpura rojizo muy particular, su cáscara es algo más gruesa y es un poco más pequeño que el plátano Cavendish, el tradicional plátano de Canarias que suma más de 18 millones de plataneras para su producción y que cuenta con Indicación Geográfica Protegida. El interior tiene tonalidades que van del color crema a un rosado claro, la textura no varía mucho de lo ya conocido, pero su sabor es ligeramente más dulce y notas a frutos rojos, especialmente a frambuesas.

Su periodo de cultivo es más largo que el de otras variedades, pero es más resistente a las enfermedades o a fuertes vientos. Entre el 2019 y 2020, la sociedad agrícola La Fast, afincada en Tenerife, produjo 25.000 kilos de plátano rojo y prevé aumentar su cultivo en 2021 hasta los 33.000.

Plátano rojo
El plátano rojo también se le conoce como plátano morado o banana roja

Originarios de Asia, los plátanos rojos se producen en territorio francés, Emiratos Árabes Unidos y Sri Lanka, entre otros. En América Latina se conoce bajo diversos nombres: plátano rojo, plátano morado, colorado, tafetán, plátano macho rojo o banana roja. Algunas preparaciones populares en dicho territorio son los batidos con leche o leche vegetal y canela; diferentes tipos de bizcochos; o fritos en finas láminas acompañados de arroz blanco. Incluso podemos encontrarlo frito en mitades con diversos siropes y leche condensada.

El plátano rojo es rico en vitamina C, potasio, betacaroteno y antioxidantes, por lo que se recomienda para prevenir resfriados. Además, estimula el sistema digestivo y favorece el estado de ánimo.

Su contenido de agua es menor por lo que se puede conservar durante más tiempo en un lugar seco y fresco a una temperatura no menor a los 10°C, ya que es entonces cuando sus características organolépticas cambian.

Debido a la reducida producción, el precio de este plátano llega a ser dos o tres veces mayor que el de otras variedades, oscilando a razón de tres y cuatro euros por kilogramo.

Ver: CAFÉ, SEIS GRANOS DEL MUNDO

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies