Con la colaboración de:

De catas en ferias y presentaciones

Muchas veces nos planteamos la duda de cómo hacer para catar tantos vinos durante las ferias de alimentación. Hay una menera, ¡te lo contamos!

De catas por las ferias
De catas por las ferias

Para elaborar una cata de vinos en los distintos eventos enogastronómicos, además de todos los parámetros que son habituales que tenemos que tener muy en cuenta,  los vinos y su elección muchas veces predestinada en base a un trabajo previo en diferentes ferias, presentaciones  y congresos de vino que son en cierto modo, una de las mejores opciones para memorizar todas esas referencias y tenerlas en nuestra memoria como si de una base de datos se tratase, puesto que en muy poco tiempo  vamos a tener que recopilar toda la información necesaria, a veces para establecer unos registros de cata para todo el año.

En otras palabras, en una feria tenemos la oportunidad de catar una serie de productos que probablemente van a pasar meses hasta que los volvamos a catar y toda esta información en muy poco tiempo así que para aprovechar el tiempo al máximo, lo primero que tenemos que hacer es procurar catar los vinos por diferentes orden y prioridades.

Por ejemplo si en una feria en la que se exponen 3000 tipos de vinos, podemos catar alrededor de unos 150 por día en unas condiciones normales y apreciando al máximo las características organolépticas del vino o productos a catar, puesto que dependiendo de los productos a catar tendremos que actuar de diferentes maneras. Si en lugar de vinos, fuésemos a catar destilados, nos cambiaría  radicalmente el número de muestras a catar y la forma de hacerlo, puesto que la cata de destilado es bastante diferente  que la cata de vinos.

Una manera inteligente de catar vinos en una feria, el trabajo empieza unos días atrás en la que a través de los medios de comunicación  y más concretamente de internet  tenemos que conocer los expositores que van a acudir a la feria, y que en numerosas ocasiones nos han remitido invitaciones por correo ordinario, mediante su distribuidor en la zona o a través de la red y planificar unos horarios de actuación en los que el orden a catar los vinos.

En una feria podríamos decir que imperan los siguientes factores:

La mejor manera de catar
La mejor manera de catar (click para agrandar)

De tal manera y a modo de ejemplo, podíamos plantearnos que los primeros productos que vayamos a catar sea vinos espumosos, desechando otras muestras a catar que no fuesen vinos espumosos, puesto que es muy común que cuando acudimos a una feria y más concretamente a un stand de una bodega determinada nos ofrezcan diferentes vinos para probarlos y si catamos vinos dulces de esta bodega, cuando vayamos a siguiente stand para seguir con la cata de espumosos nuestro umbral de percepción habrá bajado considerablemente.

Por lo que a primera hora, desde que empieza la feria, nos centremos en un recorrido de catas exclusivamente de cavas y a ser posible y a favor de las nuevas tecnológicas que hay en las ferias marcarnos un itinerario por preferencias y también por cercanías. No nos podemos olvidar que acudir a una feria nos supone en muchos casos una inversión de tiempo y de dinero que administrada de forma errónea no le vamos a sacar rendimiento alguno y no nos podemos olvidar que acudir a una feria es parte importantísima de nuestro trabajo y nos va  a llevar en algunos casos a tomar decisiones muy relevantes acerca de los nuevos cambios o giros que podamos hacer en nuestra carta de vinos o en el caso de otros sumilleres más enfocados a la distribución, a tomar decisiones de trabajar con unas bodegas u otras, decisiones que tomamos en base muchas veces, al simple, pero complejo hecho de catar un vino, también es importante en una feria seguir algunos consejos de ropa cómoda y sobre todo beber mucha agua.

También destacaría el hecho de ir a la feria en un estado de ánimo relajado y sin presiones, de tal manera que enfoquemos todos nuestros sentidos por y para el vino.

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @gourmetjournal y Facebook.

Autor del artículo
Ángel González
Sommelier del Marbella Club Hotel y ha sido elegido como "Mejor Sumiller 2009" por la Asociación de Sumilleres de Andalucía, Málaga Costa del Sol. Además, es docente de sumillería en CIOMIJAS desde 2006, teniendo en su CV, haber trabajado en lugares como; Bristol, Gijón, Tenerife, St Moritz, Dubai, entre otros. Un amante del vino que en sus pocos ratos libres, viaja buscando descubrir más, sobre este apasionante mundo de la enología.

Comentarios

1 comentario
  1. Escrito por
    how to study
    Abr 5, 2012 Reply

    Very interesting info!Perfect just what I was looking for!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies