Con la colaboración de:

Los maridajes de la cerveza, mucho más de lo que nos imaginamos (I)

Si hace unas semanas hablábamos de los vinos para el verano, y empezábamos el artículo hablando de esa rubia peligrosa que está en todas partes con su agradable espumita y su refrescante sabor, hoy la comparábamos con el vino. Vamos a darle un guiño a la rubia y vamos a hablar de sus maridajes, que son muchos, ya que aunque voy a centrarme en la tipo pilsen, debido a que hay muchos tipos de la misma.

Cuando hablamos de maridajes de cerveza la primera imagen visual que tenemos es el chuletón de carne o un pescado tipo lubina  y pensamos que para estos platos la mejor es el vino, algo que es bastante razonable.

Pero el maridaje de las cervezas se centra en otros tipo de comida que podíamos clasificar como peligrosas con respecto al vino y es que realmente no nos imaginamos la comida  mejicana con un aliado mejor que la cerveza,  unos escabeches, un chorizo, unas aceitunas y tantos alimentos que están presentes en nuestra alimentación diario en la usamos ese “jocker” llamado cerveza.

Es decir, que aunque no existan reglas científicas, si podemos dar algunas pautas, fruto de la experiencia y cierta “lógica gastronómica”, acerca de los maridajes en la cerveza.

En líneas generales, se podrían destacar las siguientes conclusiones, según tipos de alimentos:

Los platos agridulces y orientales

  • La cocina oriental, en especial la japonesa, se alía perfectamente con la cerveza gracias a las salsas que frecuentan sus platos (sushi, sashimi), en los que abunda la soja y la salsa wasabi picante, que en términos vinícoles se limitaría a jereces y espumosos principalmente además de los alsacianos y alemanes.
  • En los ya clásicos mini-rollitos de primavera con salsa agridulce.
  • También las salsas ketchup combinan bien con las cervezas por su sabor intenso. Por eso la hamburguesa con cerveza es todo un clásico.
  • Igualmente, los platos que se aliñen con mostaza encuentran en la cerveza una de las casi únicas posibilidades , para  combinar con gran armonía y respetar todos los elementos del maridaje

Los ácidos, sin duda, el rey de las oportunidades para la cerveza

  • Aquí la cerveza encuentra un campo de oportunidad frente al vino, puesto que es precisamente en el terreno ácido donde muchos vinos no tienen nada que hacer: cualquier plato aliñado con vinagre altera y desvirtúa muchos caldos, y sólo algunos blancos fermentados en barrica, jereces o algunos blancos alemanes, son capaces de aguantar la agresión y anestesia que nos produce en el paladar este ingrediente. Alguien puede imaginar una ensalada en la que tenga una buena ración de vinagre mezclada con un tinto catalán, con base de cabernet sauvignon o merlot.
  • La cerveza combina muy bien con los escabeches, tanto en el terreno de las carnes como de los pescados, algo que destacar por ejemplo en la cocina malagueña. Esto se debe a la fuerza ácida del vinagre que encuentra en la cerveza el equilibrio perfecto.
  • La cerveza también combina estupendamente con los platos en los que abunde el tomate, uno de los reyes de la acidez y gran enemigo de los tintos estructurados: pistos, guisos, cazuelas, pan con tomate, etc, agradecerán el toque de cerveza.
  • Muchas verduras que son incompatibles con el vino por su acidez, se llevan de maravilla con la cerveza, de manera que se pueden hacer tantos maridajes felices como combinaciones de platos de verdura en la que destacaría la menestra.

El picantes, la comida india y muy especiados

  • La cerveza alivia la sensación que producen los platos picantes y muy especiados con su contrapunto refrescante. Es ideal para apagar el fuego encendido por guindillas, chiles y pimientas, porque es sabido que cuando no pica la boca, si le añadimos vino vamos a aumentar la sensación de tener una hogera en nuestra boca, algo que apagaremos con la refrescante cerveza, en la que para estas ocasiones recomiendo un rubia, lager  suave y con poco alcohol, siendo la cervezas mejicanas las mejores. Si añadimos que suaviza la intensidad del cilantro y el jengibre, se convertirá en nuestra mejor acompañante para explorar la cocina mexicana.
  • Pocas bebidas alcohólicas aguantan la agresión del ajo y el pimentón; sin embargo, la cerveza destaca precisamente por ser buena compañera de estos ingredientes, así que ya sabes: el chorizo, mejor con cerveza.

La próxima semana seguimos conociendo las mejores combinaciones con esta bebida de lo más popular en todo el mundo.

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @gourmetjournal y Facebook.

Autor del artículo
Ángel González
Sommelier del Marbella Club Hotel y ha sido elegido como "Mejor Sumiller 2009" por la Asociación de Sumilleres de Andalucía, Málaga Costa del Sol. Además, es docente de sumillería en CIOMIJAS desde 2006, teniendo en su CV, haber trabajado en lugares como; Bristol, Gijón, Tenerife, St Moritz, Dubai, entre otros. Un amante del vino que en sus pocos ratos libres, viaja buscando descubrir más, sobre este apasionante mundo de la enología.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies