Con la colaboración de:

Un recorrido por Graz, la joya gastronómica de Austria

La zona ofrece vinos y alimentos del terreno en pequeños locales familiares

Austria es un país con una cultura gastronómica muy amplia y diversa. Influencias bávaras, checas y húngaras marcan su comidas tradicionales, como el Wiener Schnitzel y el goulash. Una de sus tradiciones culinarias más ricas son los buschenschanks de Estiria, pequeños restaurantes que sirven la granja en la mesa.  

Situado en el sur del país, al sureste de Viena, Estiria es una región con una cultura culinaria basada en los vinos y alimentos locales hechos por productores pequeños y familiares. Es el segundo estado más grande del país y su capital, Graz, destaca por su oferta arquitectónica diversa y su diseño moderno e innovador.

En cuanto salgas de la ciudad, te encontrarás en la región vinícola circundante, con toda su tradición enológica y su gastronomía local. Aunque no sea la región austriaca más conocida por sus vinos (menos del 10% de todo el vino del país proviene de allí), Estiria destaca por un producto cuya calidad está en auge.

Tal vez lo que más encanto aporta a esta zona son los buschenschanks, pequeños locales familiares donde los productores ofrecen sus vinos y alimentos provenientes del terreno.

Los buschenschanks, desde el siglo XVIII hasta hoy

En el año 1784, el emperador Joseph II puso en marcha una ley que permitía que los productores locales pudieran vender comida, vino y producto local de temporada a un precio que ellos marcaban. Esta tradición ha sobrevivido durante los siglos y por eso actualmente se puede disfrutar de la oferta gastronómica estacional de Estiria en los buschenschanks, que recuerdan mucho al movimiento culinario actual Kilómetro 0. Por ley, todos los vinos que se venden en un buschenschank tienen que provenir de la bodega del local. Además, no se puede servir comida caliente, ya que sino pasarían a llamarse “heuriger”.

Estos locales solo sirven alimentos frescos que se producen en la granja y la huerta locales o que provienen de agricultores de la zona con los que tienen acuerdos. Este sistema también les permite evitar pagar tasas de restauración y hostelería.

La oferta gastronómica de los buschenschanks se basa en los quesos, embutidos y carnes que se producen en el local, además de panes y untables caseros. Tampoco te puedes perder la oferta dulce, ya que suelen disponer de una variedad de postres tradicionales de la casa.

Una ruta de comida y vinos locales por Graz

Además de una ciudad con mucho encanto, Graz es un punto central donde alojarse para disfrutar de una ruta de vinos y comida local por Estiria. Si alquilas un coche, moverte por la zona te resultará muy cómodo, sobre todo si te alojas en el barrio de Lend, una zona encantadora y única que tiene una amplia oferta de parking.  

Graz

No te tendrás que desplazar mucho de la ciudad, ya que hay muchísimos buschenschanks de calidad en las afueras de Graz. Solo tendrás que conducir entre 15 y 30 minutos fuera del centro para encontrar una oferta gastronómica tradicional y de temporada.

¿Qué pedir?

Una visita a una auténtica buschenschank es la oportunidad perfecta para probar los productos más frescos y típicos de la zona de Estiria. Para empezar, es imprescindible tomar algún vino o bebida característica de la región, como “most” o “sturm”, zumos fermentados de uvas o, en el caso de “most”, otras frutas como pera o manzana. Y tampoco te deberías perder el “uhudler”, un vino ácido y seco, que puede ser rosado o blanco, que no se puede encontrar en casi ninguna otra parte del país.

Comida austriaca

En cuanto a la comida, hay que probar las carnes y los quesos locales, junto con pan recién hecho y untables riquísimos. También muy típicos son el rábano picante y los productos fermentados caseros, como los pepinillos. Por supuesto, hay que terminar la comida con un toque dulce, con lo cual es recomendable pedir un Apfelstrudel u otro postre austriaco.

¿Cuándo ir?

Ya que se basan en los productos de temporada, los buschenschanks no se mantienen abiertos todo el año. Por eso, es mejor ir en temporadas de cosecha, como primavera, verano y otoño. No se recomienda visitar en invierno, ya que es posible que la mayoría de los sitios estén cerrados. De todos modos, siempre se recomienda reservar antes de visitarlos.

¿Cómo llegar?

Hay un aeropuerto internacional en Graz, pero no existen vuelos directos desde España. Sin embargo, hay vuelos a Viena. Desde esta ciudad a Graz tendrás unas dos horas y cuarto en coche y algo más si coges el tren.

Ver: UN RECORRIDO POR LOS FIORDOS NORUEGOS

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Bree Recker
Redactora, creadora de contenidos y aficionada de la gastronomía. Bree Recker es nativa de Michigan, Estados Unidos, pero lleva más de tres años viviendo entre Granada, Barcelona y Madrid, sintiéndose española. Ha adquirido un amplio abanico de experiencia en cuanto a la redacción de contenidos y la gestión de redes sociales, pero el ámbito que más le apasiona es el mundo culinario. Recibió su licenciatura en Relaciones Internacionales y Español de la Universidad de Michigan y acaba de cursar un Máster en Periodismo Cultural en la Universidad CEU San Pablo. También es la fundadora del blog gastronómico "brieelikethecheese" en el que desvela sus creaciones gastronómicas y destaca su pasión por descubrir el mundo a través de la comida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies