Tronco de Navidad

Compartir


Un dulce típico francés para dar la bienvenida al año nuevo

La Navidad trae consigo exquisitos postres para chuparse los dedos. Uno de ellos es el tronco de Navidad, tronco navideño o bûche de Noël originario de Francia. Pero hay otros muchos, ya que cada país tiene su postre festivo. Es el caso del Stollen, típico de la cocina alemana; el Kouglof, originario de Alsacia pero muy popular también en Suiza, Austria y Baviera; o las Pfeffernüse, unas galletas holandesas ligeramente especiadas.

El tronco de Navidad se elabora con un bizcocho de soletilla o genovés, el bizcocho utilizado para las tartas, y un relleno de nata, chocolate o praliné de frutos secos. Se enrolla y se termina cubriendo todo el tronco con una ligera crema.

El nombre de este dulce hace referencia a su aspecto, que recuerda a un tronco de madera, y a su curioso origen, ya que antiguamente era tradición quemar en épocas navideñas un tronco de madera para dar la bienvenida al nuevo año. Todo apunta a que este manjar navideño surgió para aquellos hogares que no podían hacer fuego porque no tenían chimenea.

No se sabe a ciencia cierta quién creó este dulce, ya que se barajan distintas versiones, como la que afirma que fue un aprendiz de un barrio parisino en el año 1834 o la que asegura que fue un pastelero de la ciudad de Lyon. Lo que está claro es que la primera receta data de 1898, publicada en el libro Mémorial de la pâtisserie et des glaces del pastelero Pierre Lacam.

Atrévete y prepara este dulce típico francés, una propuesta ideal para empezar un nuevo año.

Tronco de Navidad de Chocolate y Frambuesas

Tronco de Navidad
Tronco de Navidad

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 6 huevos L
  • 120 g de azúcar
  • 120 g de harina de repostería
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la trufa de chocolate negro

  • 500 ml de nata para montar
  • 150 g de chocolate negro
  • ½ vaina de vainilla

Para la decoración

  • 100 g de chocolate negro
  • Frutos rojos
  • Hojas de menta
  • Papel de horno

Elaboración paso a paso

  1. Separar las claras y las yemas de huevo.
  2. Batir las claras de huevo a velocidad media hasta que estén totalmente firmes. Añadir la mitad del azúcar, 60 gramos, y volver a montar. Reservar a temperatura ambiente.
  3. En otro bol, batir las yemas con el resto de azúcar, 60 gramos, y la esencia de vainilla hasta que se blanqueen y aumenten su tamaño.
  4. Integrar las claras batidas a las yemas con la ayuda de una lengua y con movimientos envolventes para que no se bajen y conserven todo su aire.
  5. Una vez que la mezcla sea homogénea, añadimos la harina, previamente tamizada, y mezclamos suavemente.
  6. Cubrimos una bandeja de horno con papel para hornear y disponemos sobre ella toda la preparación. Podemos hacerlo con la ayuda de una manga pastelera o una cuchara. Debe de quedar igualado por todos los lados.
  7. Hornear a 180 grados hasta que el bizcocho tome color y las puntas estén algo doraditas. Dejar reposar 15 minutos.
  8. Sobre el bizcocho, poner un nuevo papel de horno y darle la vuelta. Retirar el papel de la base. Enrollar con cuidado para evitar que se rompa a la hora de rellenarlo.

Para la trufa de chocolate negro

  1. Calentar la nata con la vaina de vainilla. Llevar a ebullición y añadir el chocolate negro previamente troceado.
  2. Mezclar bien y pasarlo a un recipiente. Reservar en la nevera.
  3. Una vez frío, montar la preparación hasta que tenga el aspecto de una nata montada.

Para la decoración

  1. Para los trozos de chocolate, fundir el chocolate al baño María.
  2. Disponer un papel de horno sobre una bandeja y extender el chocolate fundido. Debe quedar una capa de unos milímetros.
  3. Enfriar, romper en trozos irregulares y reservar.

Para el montaje

  1. Desenrollar el bizcocho y retirar el papel. Si el bizcocho está algo seco, puedes pintarlo con un almíbar (abajo puedes encontrar la receta).
  2. Extender la mitad de la trufa de chocolate sobre el interior. Deja unos centímetros sin rellenar en la parte final.
  3. Enrollar con mucho cuidado presionando para que quede bien compacto. Puedes ayudarte con el mismo papel de horno.
  4. Disponer el tronco de Navidad sobre una bandeja y cortar los dos extremos y colocarlos en los laterales simulando un tronco de madera.
  5. Cubrir con la trufa de chocolate restante y conservar en la nevera.
  6. Terminar con trozos de chocolate crujiente, frutos rojos y hojas de menta.

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

Maravillosas sensaciones las que aporta siempre el chocolate, en este caso, tanto blanco como negro, aunque dicen que el negro es mejor, y sí lo es. En este año tan complicado y en esta Navidad hemos de brindar con varios vinos y también con el agua, porque una agua con un gas suave es uno de los productos más importantes de la mesa ya que por un lado nos hidrata y por otro nos aporta un mayor nivel de sabores dulces o, lo que es lo mismo, una mayor felicidad.

S.Pellegrino y Vermouth Padró & Co. Rojo Amargo
S.Pellegrino y Vermouth Padró & Co. Rojo Amargo

En el caso de agua S.Pellegrino sube un poco más, ya que hablamos de unas burbujas sabrosas, sápidas y frescas. Una trilogía siempre ganadora en equilibrio para los grandes platos, tal y como es este tronco de navidad, un tronco lleno de untuosidad de dulces y amargos, de sabor y de amor… Difícll acompañar al amor… Pues no, ya que es la mayor expresión del ser humano y en este caso lo vamos a acompañar primero con el agua S.Pellegrino y a su lado, un Vermout Padró Rojo Amargo, maravilloso vermouth tradicional y de estilo Reus-Italia el estilo más antiguo de España, junto a más cosas, como este maravilloso y escaso vino dulce del Priorato Secret de Priorat, un tinto dulce con mucha personalidad, con encanto y complejidad que se puede dejar envejecer sin problemas.

Observen cuánto encanto hemos conseguido con un postre de chocolate, un agua como S.Pellegrino, un vermouth y un vino tinto dulce. Pues una maravilla de final de comida e inicio de la sobremesa, sobremesa en familia y con los seres queridos que este año serán aun más queridos.

Trucos

  • Si te gusta el chocolate blanco, sustituye el chocolate negro de la ganache por este tipo.
  • También puedes utilizar chocolate con leche o con frutos secos.
  • Si te gusta el bizcocho con cacao, sustituye 20 gramos de harina por cacao en polvo.
  • Para el almíbar, caliente la misma cantidad de agua y azúcar. Llévalo a ebullición. Puedes añadirle un chorreón de brandy o ron.

Y no te pierdas el CHEESECAKE DE OREO, aquí puedes encontrar la receta paso a paso.

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies