Mantequilla de coco, una opción saludable

Compartir


Una alternativa vegana, deliciosa y muy fácil de hacer en casa

No es ningún secreto que la grasa incrementa los sabores y aromas de nuestra comida, sin embargo, debemos buscar alternativas deliciosas y saludables para nuestro cuerpo. Estas grasas benéficas las encontramos, por ejemplo, en los pescados azules y oleaginosas. Si deseamos cocinar, será mejor hacerlo con soja, girasol u oliva. Aunque si lo que buscamos es dar distintos sabores y aliños, actualmente podemos adquirir aceite de uva, aceite de aguacate o mantequilla de coco.

La mantequilla de coco se obtiene secando el coco. Posteriormente se tritura hasta obtener su aceite que, junto con la pulpa, generan un producto untuoso y gustoso claramente libre de productos de origen animal, por lo que se adapta a las dietas veganas y vegetarianas.

A pesar de que tanto el aceite como la mantequilla se extraen del mismo fruto, la principal diferencia es que el aceite se separa de la pulpa y la mantequilla la mantiene, por tanto, esta última tiene sabores y aromas más marcados. Y eso no es todo, la pulpa también contiene proteína y fibra.

Hacerla en casa es muy sencillo, solo necesitamos triturar 500 gramos de copos de coco en un procesador de alimentos hasta formar una pasta homogénea. No se recomienda una cantidad menor ya que no se triturara correctamente y el producto que obtendremos no será de calidad. En caso de que los copos estén muy secos, podemos añadir un par de cucharadas de aceite de coco. Generalmente el sabor del coco es suficiente, pero si deseamos una versión más dulce podemos agregar nuestro endulzante preferido o aromáticos como el cardamomo y la vainilla.

El aceite de coco permanecerá en estado sólido hasta los 24°C, después alcanza su punto de fusión, es decir, se derrite; su punto de humo se alcanza a los 194°C (en este punto la grasa se quema, su composición química cambia y su consumo ya no es recomendado) y el punto de inflamación (cuando se prende en fuego) a los 288°C.

Gracias a las temperaturas que soporta, el aceite es utilizado en repostería, sobre todo para versiones veganas de galletas y brownies. También se puede utilizar para frituras.

La manteca es un delicioso topping para pan tostado, gofres y magdalenas. Añadiéndolo a currys, salsas y sopas le dará un sabor espectacular, incluso puede servir como espesante para las mismas.

Su almacenamiento es sencillo, basta un frasco de vidrio con tapa hermética en un lugar limpio, seco y fresco. No es necesario refrigerarla y su tiempo de almacenamiento es de un año, dos si se trata de aceite orgánico y virgen.

Ahora que sabemos cómo preparar la deliciosa mantequilla, no hay pretexto para seguir cuidando de nuestro cuerpo sin sacrificar una comida llena de sabor y textura.

Ver: LAS 10 PIZZAS MÁS POPULARES DEL MUNDO

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies