Los vinos dulces, un néctar sorprendente

Andalucía tiene una tradición milenaria en el cultivo de la vid y en la elaboración de vinos que han gozado de gran prestigio y fama en todo el mundo.

Vinos dulces andaluces

Los vinos andaluces pertenecen a una estirpe de vinos antiguos como los oportos, los madeiras o los marsalas, nacidos en los siglos XVI y XVII con el auge del comercio marítimo.

Tradicionalmente, los vinos más característicos han sido los generosos y los dulces, elaborados mediante procesos de criaderas y soleras. Son generosos en alcohol pero también delicados en su elaboración.

Su enorme diversidad, dentro de un estilo propio, es una de las características actuales en su producción: finos y manzanillas, amontillados, olorosos, palo cortado, dulces y moscateles, etc.

Ya en el tema más dulce, las uvas más significativas son Moscatel y Pedro Ximénez. La Moscatel es la uva más aromática dentro de las variedades blancas con recuerdos de cítricos, frutas tropicales, flores blancas, jengibre y piel de naranja. Muy plantada en la cuenca del Mediterráneo, destacando nuestra provincia, Valencia, sur de Francia y los espumosos de Asti en el Piemonte italiano.

Sin duda, la variedad Pedro Ximénez que data su origen en las Islas Canarias. Además de ser ideal para someterla a envejecimiento consiguiendo algunos de los vinos de mayor calidad del mundo.

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @gourmetjournal y Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies