Cómete Suiza con los planes más sabrosos

Compartir


El país helvético ofrece paisajes asombrosos y ciudades cosmopolitas con las mejores experiencias gastronómicas

Ubicada en el corazón de la Vieja Europa, Suiza es una tierra de grandes paisajes alpinos, prados verdes, lagos de aguas cristalinas, ciudades cosmopolitas y pueblos medievales desde donde vivir increíbles experiencias. Comenzamos el paseo con la ayuda de la guía Suiza a Bocadosaquí puedes descargarla.

Suiza es un país de sabores, donde cada rincón tiene su propia especialidad culinaria, pero en el que tres productos son los protagonistas absolutos. El chocolate, el queso -se contabilizan más de 700 variedades- y el vino -el país cuenta con seis regiones vinícolas- son las señas de identidad gastronómicas de todo el territorio helvético. En torno a ellos, surgen infinitos planes para hacer del viaje una sabrosa experiencia. ¡Que aproveche!

Vistas a la Catedral de Basilea
Vistas a la Catedral de Basilea

Basilea

Para degustar el cosmopolitismo de Basilea, hay que conocer los restaurantes y cafeterías fetiches de los basilienses, probar el pastel de queso y cebolla o el delicioso pan de jengibre (Läckerli), visitar las confiterías y pastelerías más irresistibles y acudir al Markthalle (mercado) de la ciudad para saciar la sed en el bar Bierrevier, que ofrece hasta 40 cervezas de barril diferentes, desde las más amargas IPAs hasta las más refrescantes lager.

Basilea celebra un festival gastronómico que llena el puerto fluvial de foodtrucks, barracas de madera y puestos de comida callejera. La ciudad también se vuelca con la famosa fondue, que se pueden probar en restaurantes como Elsbethenstübli y Walliserkanne. También hay alternativas para los paladares más exigentes, como el restaurante Le Cheval Blanc by Peter Knogl y Restaurant Stucki, dos templos del sabor reconocidos por la prestigiosa guía Gault & Millau 2020. Y muy cerquita de los cuadros de Picasso, Klee o Durero se encuentra Bistro Kunstmuseum.

Cuando se viaja con el paladar por Basilea es imposible obviar lo que sucede en torno a su río. Si se sigue su cauce, se llega al Valle Alto del Rin, una región cuyos restaurantes suman 70 estrellas Michelin.

Ginebra
Ginebra

Ginebra

La más francesa de todas las metrópolis suizas tiene en la gastronomía uno de los pilares de su savoire-vivre. Descubrir los viñedos que alfombran sus alrededores en una bicicleta eléctrica es una opción divertida y sostenible que propone Ebiketour. También en plena naturaleza, en un enclave idílico junto al río Ródano, Philippe Chevrier tiene su pequeño templo gastronómico con dos estrellas Michelin. Y a solo 15 minutos de la ciudad se encuentra Domaine Les Perrières, una bodega con más de 225 años.

En Ginebra las alternativas son infinitas, desde dar un paseo en barco por el Lemán aderezando las vistas con una deliciosa fondue, a recorrer gran parte del centro y la ribera de la ciudad en un tour con parada en cuatro restaurantes para degustar pasteles, especialidades, cócteles y platos modernos, recibir una master class de fondue suiza en el céntrico Hotel Edelweiss, o hacer una ruta con sabor a chocolate para catar las creaciones de las confiterías más selectas y disfrutar de las anécdotas de clientes ilustres como Winston Churchill, Grace Kelly, JF Kennedy y Charles de Gaulle.

Y hablando de chocolate, los mejores artesanos chocolateros se dan cita cada año en la cercana ciudad de Versoix con el fin de dar a probar sus delicias más especiales mientras se desarrollan diferentes actividades en torno a este producto.

Además, cada mes de diciembre, Ginebra celebra la Fête de l’Escalade, un festejo para conmemorar la victoria de la ciudad contra los saboyanos en 1602 y que tiene dulce propio: el caldero de chocolate.

Friburgo
Friburgo

Región de Friburgo

En esta zona sobran las presentaciones, porque es donde se encuentra la Maison du Gruyère. En su cava se maduran hasta 7.000 piezas a la vez mientras que en su restaurante esperan recetas en las que el Gruyère es el rey.

El Gruyère d’Alpage AOP es una variedad de este famoso manjar que se produce solo en verano y, en su mayoría, en queserías que se ubican en las montañas, como La Ferme du Bourgoz en pleno Alp Tsermont. Todo cheese lover que se precie debe acudir al Les Paccots, donde se encuentran dos restaurantes que ofrecen unas fondues sabrosísimas: La Saletta y Le Tsalè.

Friburgo es la capital de la fondue, pero también es una ciudad para foodies con templos gourmet como Le Pérolles y Hôtel de Ville y La Cène. En la cercana localidad de Bourguillon se encuentra Des Trois Tours.

En Vully saben disfrutar del vino de varias maneras: paseando por sus pagos, en la fiesta de la vendimia de Praz y visitando bodegas como Cave Guillod, que empieza a apostar fuerte por lo ecológico.

Solo la región de Friburgo podría hacer de la bajada de las reses de las cotas alpinas al final del verano todo un acontecimiento. En las localidades de Schwarzsee, Charmey, Semsales y Albeuve, las calles se ven repletas de vacas adornadas con coronas y de pastores que muestran orgullosos su rebaño.

Los más golosos deben visitar la Maison Cailler, una visita interactiva en la que se conoce la historia del cacao y que culmina con una master class virtual con Geráldine Maras, la maestra confitera de la casa.

Vistas al puerto de Lausanne-Ouchy
Vistas al puerto de Lausanne-Ouchy

Región del Lago Lemán

Esta región sabe bien. El queso que la caracteriza es el Vacherin Mont d’Or AOP y para degustarlo nada como ir hasta el Vacherin Mont-d’Or Museum en Le Lieu, acudir a la Fête du Vacherin Mont-d’Or en septiembre en Les Charbonnières o acercarse a la tienda La Ferme Vaudoise en pleno Lausana.

El queso más alpino, sin embargo, está en la Maison de L’Etivaz, un centro de interpretación que desvela los secretos del sabroso queso homónimo.

Justo en la Riviera, entre Lausana y Montreux, se encuentran los viñedos más bonitos del mundo y Lavaux Vinorama es el centro para su descubrimiento. En la bodega Celliers du Chablais se descubren las bondades de un terroir muy particular, y en Nyon se encuentra una fortaleza convertida en un wine bar

No hay que perderse el evento de las bodegas abiertas con todos los productores de Lavaux, Chablais, La Côte, Vully, Bonvillars y Les Côtes de l’Orbe. Un acontecimiento imprescindible con más de 300 catas.

Lausana es una ciudad muy disfrutona que sabe organizar festivales como el Miam, una cita que, cada mes de junio, llena las calles de lo mejor de la gastronomía del cantón. Pero si lo que se busca es alta cocina, hay que visitar el multipremiado restaurante Le Pont de Brent, ubicado a 15 minutos de Montreux.

No hay que abandonar la región del Lago Lemán sin probar el Bouchon Vaudois, el dulce por excelencia, elaborado con almendras, chocolate, clara de huevo y el toque especial que le da el aperitivo Bitter des Diableterets. Para comprarlo, hay que acudir a La Ferme Vaudoise, en Lausana.

Glacier Express
Glacier Express, Excellence Class

Gastronomía a bordo

Aunque no lo parezca, en la red de transporte más densa del mundo también hay sitio para la gastronomía. Porque ¿acaso no hay mejor plan que recorrer el país contemplando sus paisajes a la vez que se disfruta de sus sabores?

El atractivo recorrido circular del tren que conecta Berna, Lucerna e Interlaken tiene parada en la confitería Kambly, en Trubschachen, donde se elaboran unas de las galletas más famosas del país y se celebra un taller y una degustación con la que endulzar la excursión.

La ruta Chocolate Train tiene muchos alicientes, comenzando por el tren, un modelo histórico que remite a la Belle Époque. También le espera durante la excursión la Maison Gruyere y la visita a la Maison Cailler en Broc.

Y en el Glacier Express, un precioso tren panorámico que une St. Moritz con Zermatt, se sirve un menú de cinco platos maridado con vinos y se puede disfrutar de un buen aperitivo en el bar Glacier sin salir del convoy. Si es amante del queso, en el Cheese Train descubrirá los encantos del Gruyère. La primera parada se realiza en Chateaux d’Oex, una quesería que muestra sus secretos de este manjar. Después espera una deliciosa fondue en el restaurante Le Chalet y una visita al Museo del Pays d’Enhaut.

Otra forma de disfrutar a bordo de la gastronomía suiza es en el teleférico que asciende hasta el mirador de Rigi. Sus cabinas se transforman en un romántico restaurante. También navegando en barco, además de contemplar los maravillosos lagos suizos se puede disfrutar de una excelente comida.

¿Cómo viajar por Suiza?

La mejor opción es la Swiss Travel Pass, un billete «todo incluido» ideal para los clientes que viajan de forma independiente o que buscan recorrer largas distancias. Ofrece un número de trayectos ilimitados en tren, barco y autobús.

¿Dónde alojarse?

Suiza cuenta con una amplia oferta de hoteles, apartamentos vacacionales, refugios alpinos, granjas, bed & breakfast y campings. Todos los alojamientos los tienes a un clic, pincha aquí.

Experiencias para todos los gustos

En myswissexperience encontrarás más de 700 experiencias para descubrir el país de la mano de los anfitriones locales que te esperan con multitud de planes. Inspírate, elige y reserva. ¡Suiza te espera!

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies