Crème Brûlée de Café

Compartir


Un postre popular del país galo que admite numerosas versiones

Popular de la cocina francesa, la crème brûlée es una crema aromatizada con vainilla, licor, canela o diferentes cítricos y se termina quemándola por encima con azúcar para obtener una fina capa caramelizada muy crujiente.

A diferencia de las natillas, la crème brûlée se realiza en tres pasos: cociendo los ingredientes a fuego lento en una olla; horneándolas al baño María; y caramelizando la crema. En cambio, las natillas se realizan cociendo la crema en una olla a fuego lento, luego se coloca en las cazuelas, muchos suelen añadir una galleta tipo María, se enfrían y se espolvorean con canela al momento de servir.

Esta receta permite múltiples versiones y sabores. Si sustituyes una parte de leche y nata por café, puedes conseguir una crème brûlée de café exquisita. Recuerda, si haces el café, que sea a partir de unos granos de calidad, como por ejemplo la variedad arábica, y también debes cuidar su elaboración.

La cafetera Superautomática De’Longhi PrimaDonna Soul permite adaptar el café a tus gustos, incluso con tan sólo tocar un botón de tu móvil con la app Coffee Link. Su tecnología puntera Bean Adapt, te ayudará a reajustar de forma automática la configuración de la cafetera para extraer un café perfecto según las características del grano elegido, equilibrando el nivel de molienda, la dosis de café y la temperatura de infusión óptima para un sabor completamente personalizado. Más allá del café solo podrás preparar hasta 18 recetas diferentes: café latte, espresso, cappuccino…

Si añades trozos de chocolate antes de verter la crema en los recipientes, se convertirá en un auténtico placer. Además, puedes jugar con las especias (canela, cardamomo, azafrán…) para que se adapte a tus gustos.

Crème Brûlée de Café
Crème Brûlée de Café

Ingredientes

  • 750 ml de nata líquida
  • 250 ml de café solo
  • 200 g de yemas de huevo
  • 200 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
  • Cascará de limón

Elaboración paso a paso

  1. En una olla, colocar la nata líquida, el café, la vaina de vainilla, previamente cortada a la mitad y raspada para extraer las semillas, y la cáscara de limón.
  2. Infusionar a fuego lento para extraer todos los aromas.
  3. En un bol, mezclar ligeramente las yemas de huevo y el azúcar.
  4. Una vez que la nata esté caliente, añadir esta mezcla al bol de las yemas y el azúcar y mezclar bien. Volcar el contenido en la olla.
  5. Sin parar de mover y a fuego lento, cocinar hasta que comience a espesar, unos 4-5 minutos sin que llegue a hervir.
  6. Colocar la crème brûlée de café en las cazuelas. Disponerlas en una fuente alta apta para el horno y rellenar con agua alcanzando la mitad de los recipientes para cocinar al baño María a 160 grados durante 30 minutos.
  7. Dejar enfriar y conservar en la nevera.
  8. Antes de servir, espolvorear con azúcar y gratinar. Si no tienes un soplete, puedes poner el grill del horno a alta temperatura y darle un toque muy rápido.

Trucos

  • Dependiendo del sabor que se le quiera dar, se puede caramelizar con distintos tipos de azúcar: moreno, blanco, mascabado…
  • Añade 100 gramos de chocolate negro para conseguir una crème brûlée de chocolate.

Ver: TARTA DE OREO Y CACAHUETES

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies