Tiramisú de Pistachos

Compartir


Sabor y delicadeza en la popular receta italiana

El tiramisú es uno de los postres más típicos de Italia, un país que goza de fama mundial por su rica y variada cocina, donde predomina la pasta, la pizza, el buen café y quesos como la mozzarella.

Existen varias leyendas con respecto a los orígenes de este dulce. Una de ellas, la sitúa en la década de los 50, en la ciudad de Treviso, región de Véneto, en el que los burdeles ofrecían a sus clientes una mezcla de huevos y azúcar, a la que denominaron “te tira su”, con el objetivo de aportar a los bebedores un empuje para que siguieran consumiendo.

Otra narra que los pasteleros de la ciudad de Siena querían reflejar las virtudes del Gran Duque de Toscana, Cosme III de Médici, en un postre al que le añadieron café, recién llegado a Europa desde América, que representaba la fuerza, mientras que el cacao era la destreza y el queso, la humildad. Este último ingrediente era muy difícil de conseguir, por lo que esta teoría pierde fuerza.

Por último, hay relatos que cuentan que surgió en el siglo XIX en una pastelería de la ciudad de Turín para rendir homenaje al conde de Cavour, Camillo Benso, por conseguir unificar los diversos estados de la península itálica, por lo que los reposteros mezclaron diferentes ingredientes procedentes de las diferentes zonas dando paso al tiramisú.

En algunas ocasiones la historia nos deja boquiabiertos y con muchas incógnitas sobre el tiramisú, pero lo cierto es que, a partir de los años setenta, la receta utilizada en el restaurante milanés Toulá, llevaba cinco ingredientes: huevos, azúcar, bizcochos mojados, café y cacao. En esta elaboración falta el queso, un ingrediente que llegó más tarde.

Date un capricho dulce con esta versión italiana con crema de pistachos. Sabor y delicadeza en cada bocado en armonía con S.Pellegrino.

Tiramisú de Pistachos
Tiramisú de Pistachos

Ingredientes

  • 150 g de crema de pistachos
  • 500 g de mascarpone
  • 100 g de azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 200 ml de nata para montar
  • 50 g de azúcar
  • 3 hojas de gelatina
  • 3 cucharadas de leche
  • Bizcochos de huevo
  • 2 tazas de café
  • 1 copa de amaretto
  • Cacao en polvo

Elaboración paso a paso

  1. En un bol, remojar las hojas de gelatina en agua fría durante 5 minutos.
  2. Dispone en un recipiente, el queso mascarpone, el azúcar y las yemas de huevo. Mezclar bien.
  3. Montar la nata junto el azúcar hasta que el resultado quede ligeramente montado sin llegar a una consistencia dura.
  4. Disponer la nata junto con la crema con movimientos envolventes para evitar perder todo el aire del montado.
  5. Añadir la crema de pistacho. Mezclar y reservar.
  6. En un taza, calentar la leche e incorporar la gelatina. Remover y añadir a la mezcla anterior.
  7. En un plato sopero, añadir el café y el amaretto para empapar los bizcochos de huevo.
  8. En el molde, disponer una capa de bizcochos mojados, crema, bizcochos mojados y crema. Enfriar durante 4 horas en la nevera.
  9. Desmoldar y terminar colocando pequeños bizcochos alrededor del tiramisú de pistacho.
  10. Espolvorear con cacao en polvo.

‘Armonías en Sabores y Fragancias’. Por Juan Muñoz Ramos.

Maravilloso tiramisú de pistachos con una perfecta combinación entre la textura del Mascarpone, el aroma del café, la crema y la suavidad melosa del bizcocho.

Vaya postre que solo con las dos aguas estaría bien degustarlo, porque con la Acqua Panna nos aportaría una textura que marcaría más el dulce, pero muy suave y nos dejaría el paladar limpio y dispuesto. Pero si lo acompañamos con S.Pellegrino, la acción de sus burbujas y sapidez cítrica nos inundaría el paladar con todos los aromas y sabores. Qué curioso, detectaríamos todos y cada uno de ellos. Prueben porque vale la pena.

S.Pellegrino y Vardon Kennett
S.Pellegrino y Vardon Kennett

Pero un postre tan aromático y sabroso al que no le acompañe un vino, como que no vale, y entonces se nos ocurre un vino diferente que no es dulce, pero que une unas burbujas cremosas y una frescura pirenaica de sus viñas. Hablamos de Esplendor de Vandon Kennett, Brut de Chardonnay y Pinot Noir, de larga crianza con el método tradicional, hablamos de una conjunción perfecta entre aguas-vino-postre, de unas texturas untuosas y ricas, melosas y con final fresco.

El conjunto de flavores (aroma + sabor) son como una explosión en boca que nos inunda todo el paladar, donde después de una buena hidratación con Acqua Panna asistimos a una sinfonía dirigida por S.Pellegrino que finaliza con la obra Vardon Kennett. Qué orquesta más agradable para empezar un día o para un tardeo perfecto.

Trucos

  • Si no tienes amaretto, puedes utilizar brandy, ron o calvados.
  • Para poder trabajar mejor el queso, sácalo media hora antes de la nevera.

Ver: LASAÑA DE BERENJENAS

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies