La Dieta Mediterránea, alimentación saludable y deliciosa

El consumo de productos de origen vegetal se complementa con pescados, mariscos y lácteos

Es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y, según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), la Dieta Mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales. También, con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos.

Además, se fundamenta en la temporalidad de los productos de la tierra y en la idea de compartir con familiares y amigos en torno a la mesa. De hecho, la Fundación Dieta Mediterránea, plantea una nueva pirámide alimenticia que no solo señala porciones y alimentos, sino que añade indicaciones para seleccionarlos, cocinarlos y comerlos. Además, en la base, encontramos actividades como el deporte y el descanso.

Incluso plantea un decálogo:

  1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición.
  2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos.
  3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.
  4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
  5. Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos.
  6. La carne roja se tendría que consumir con moderación y, si puede ser, como parte de guisos y otras recetas. Las carnes procesadas, en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.
  7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
  8. La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.
  9. El agua es la bebida por excelencia y el vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.
  10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.

Entre los múltiples beneficios de la Dieta Mediterránea se encuentran la prevención de derrames cerebrales, la reducción del riesgo de sufrir infartos y la hipertensión y la mejora de los niveles de azúcar en la sangre. A esto se le añade un buen aporte de antioxidantes, que previenen el envejecimiento prematuro. También es una buena aliada para la pérdida de peso y su mantenimiento.

La Dieta Mediterránea comprende productos endémicos como el trigo, la vid y el olivo e integra otros de diversos orígenes como el tomate, el pimiento, el arroz, la naranja, las alcachofas y las berenjenas, entre otros.

La ingesta de proteína de origen animal es más limitada y esto puede ocasionar una deficiencia de hierro y calcio. Por ello, es importante el consumo de alimentos ricos en vitaminas C, K y fósforo.

Ver: KÉFIR: QUÉ ES, CÓMO SE HACE Y CUÁLES SON SUS BENEFICIOS

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
The Gourmet Journal © Copyright 2022. Todos los derechos reservados.
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies