Con la colaboración de:

Panacota: receta y trucos

Este postre italiano se elabora con leche, nata y gelatina

Un postre nunca debería eclipser la comida o la cena, y lo ideal es que sea ligero y sencillo. La panacota, o también llamada panna cotta, es una receta de origen italiano de fácil elaboración, ya que lleva pocos ingredientes.

Es un dulce que tiene su origen en el norte de Italia, en concreto en la región de Piamonte, donde se cree que se inventó. Ahora es un postre muy popular en muchos países, ya que es muy versátil y se puede servir de muchas maneras.

Cómo hacer una panacota

Este plato destaca por su sencillez, tanto en los ingredientes como en la elaboración. De hecho, la panacota solo lleva cinco ingredientes: gelatina, leche, nata, una vaina de vainilla y azúcar.

Para hacer 4 raciones de panacota, sigue estos pasos. Hidrata 3 hojas de gelatina en agua fría hasta que se ablanden. En una cacerola, calienta 250 ml leche, 250 ml nata, una vaina de vainilla y 25 g azúcar hasta que la mezcla hierva.

Retira la vaina de vainilla y añade las hojas de gelatina previamente escurridas de agua. Retira del fuego y mezcla hasta que todo esté bien incorporado. Distribuye el resultado en cuatro cazuelas pequeñas y enfría, al menos cuatro horas, en la nevera hasta que coja consistencia.

La manera más tradicional de servir la panacota es en un plato, con lo cual debes introducir un cuchillo entre los bordes del molde y girarlo boca abajo. 

Versiones de la panacota

La panacota ofrece una base muy versátil para una gran variedad de postres. Una manera muy típica de servirla es con fruta fresca, como fresas, arándanos o frambuesas. También es muy común consumirla con una salsa o mermelada de frutas, ya que la acidez de la fruta combina muy bien con la riqueza de la grasa de la leche y la nata.

Para un toque cítrico, infusiona un poco de ralladura de limón en vez de vainilla con la leche y la nata. Una panacota con limón queda muy rica con moras y un poco de miel.

Para hacer una versión aún más dulce de la panacota, añade salsa de chocolate o caramel. También puedes terminarla con frutos secos picados, como almendras o avellanas.

Trucos y recomendaciones

Lo ideal es dejar la panacota en la nevera por lo menos 4 horas después de su preparación, pero si piensas servirla dentro de su cazuela y tienes prisa, puedes enfriarla solo 1 o 2 horas.

Intenta servir y comer la panacota el mismo día o el día después de su preparación, aunque puedes guardarla en la nevera hasta 4 días, siempre bien tapada con film.

Un postre tan puro y rico es la manera perfecta de finalizar tu experiencia gastronómica. Además, como resulta tan fácil hacerla en casa, la puedes disfrutar en casi cualquier momento.

¡No te pierdas el mousse de cereza!

Síguenos en TwitterFacebookInstagram o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Bree Recker
Redactora, creadora de contenidos y aficionada de la gastronomía. Bree Recker es nativa de Michigan, Estados Unidos, pero lleva más de tres años viviendo entre Granada, Barcelona y Madrid, sintiéndose española. Ha adquirido un amplio abanico de experiencia en cuanto a la redacción de contenidos y la gestión de redes sociales, pero el ámbito que más le apasiona es el mundo culinario. Recibió su licenciatura en Relaciones Internacionales y Español de la Universidad de Michigan y acaba de cursar un Máster en Periodismo Cultural en la Universidad CEU San Pablo. También es la fundadora del blog gastronómico "brieelikethecheese" en el que desvela sus creaciones gastronómicas y destaca su pasión por descubrir el mundo a través de la comida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies